Más allá de la intención: el voluntariado

Por Melissa G. Guerrero

Se les llama voluntarios a las personas que se comprometen con una causa particular o la misión de una organización, de manera solidaria y sin remuneración económica.

No existe tal cual una definición universal sobre su significado, pero ser voluntario se refiere a aquella persona que participa activamente dentro de una organización sin ánimo de lucro, que de manera altruista y solidaria, ayuda a las personas haciendo frente a la realidad social en la que se encuentra el país, donde hay situaciones de privación o falta de derechos y oportunidades hacia las personas o situaciones que no dejan alcanzar una mejor calidad vida.

En los jóvenes, esta acción va más allá de sólo ayudar a quien lo necesite sin recibir nada a cambio, sino que produce una satisfacción personal y un cambio de mentalidad que va más allá en comparación de quienes no hacen este tipo de prácticas, ya que es una oportunidad para aprender cosas nuevas y perfeccionar otras y al mismo tiempo adquirir experiencia en diferentes ramas.

Dentro del voluntariado social existen diferentes tipos y los más comunes entre jóvenes son:

  • Voluntariado en exclusión social: estos voluntarios participan en la difusión y defensa de los derechos de los niños, inmigrantes, personas de la tercera edad, jóvenes, mujeres, exreclusos o diferentes tipos de etnias, promoviendo su reinserción a la sociedad.

 

  • Voluntariado educacional: generalmente van a comunidades de escasos recursos a enseñar a leer, escribir, matemáticas y otro idioma, tanto a niños como adultos.

 

  • Voluntariado medioambiental: los voluntarios colaboran en campañas de sensibilización, protección, denuncias y propuestas viables sobre cómo erradicar el cambio climático y varias acciones que afectan nuestro medio ambiente.

 

  • Voluntariado en protección civil: cuando hay situaciones de emergencia, realizan labores de ayuda inmediata. Un ejemplo de ello sería cuando hay una catástrofe y se derrumban las casas; ellos se encargan de ayudar a rescatar a las personas que se encuentren entre los escombros.

 

  • Voluntariado en apoyo a enfermos: los cuales se encargan de ayudar emocionalmente, brindándoles información a personas afectadas por enfermedades crónicas, terminales, con enfermedades de transmisión sexual, entre otras que necesiten donación de órganos, asistencia domiciliaria y hospitalaria, por ejemplo.

 

  • Voluntariado en adicciones y dependencias: tratan a personas con problemas de tabaquismo, drogadicción, alcoholismo y ludópatas para ayudarlos a combatir estos problemas, así como también crear campañas para persuadir a la gente sobre el tema

 

  • Voluntariado comunitario: en el que participan en movimientos cívicos y colectivos con diferentes fines en el ámbito de la educación, recuperación y conservación de identidades culturales y de consumo responsable.

 

  • Voluntariado cultural: se colabora en la organización de actividades en salas de arte, museos, bibliotecas y otros espacios dedicados a la cultura.

 

En todos estos tipos de voluntariado se puede participar de 3 formas: donando dinero para apoyarlos en sus fundaciones o en la recaudación de fondos para comprar ciertos materiales y así puedan realizar bien su trabajo; inscribiéndote en diferentes eventos en los que necesiten ayuda que pueden ser una vez a la semana o al mes e incluso haciendo un servicio social en el cual puedas aplicar tus conocimientos aprendidos en el aula y llevarlos acabo en la organización.

Sin embargo, hay de todo tipo de organizaciones: grandes, pequeñas y medianas, de ámbito local, regional, estatal o internacional y al pertenecer activamente en una es necesario tener una motivación desinteresada por ayudar, el compromiso en tus deberes, buscar siempre hacer el bien y sobre todo, apegarse a las reglas e instrucciones establecidas para un buen desarrollo de proyecto; sobre todo encontrar una organización que atineda también tus intereses y puedas adaptarte a sus métodos, criterios y ética.

Si encontrar tiempo para uno mismo es algo complicado, dedicarlo a los demás puede parecer más difícil, sin embargo, los beneficios del voluntariado son tan grandes que sin darte cuenta encontrarás espacio para participar activamente; de hecho, es una de las mejores maneras de conocer personas y hacer nuevos amigos, así como también fortalecer los lazos con tu comunidad acerca de intereses en común realizando actividades divertidas y satisfactorias.

Por otra parte, si eres una persona tímida o reservada, aquí tendrás la oportunidad de practicar y desarrollar habilidades sociales que no conocias, aumentando la confianza y autoestima en uno mismo.

¿Estás interesado en ser partícipe? Busca en tu comunidad o en internet organizaciones que sean de tu interés, y no dejes pasar esta increíble experiencia.


COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: