La Primera Base Lunar ya es una realidad

Por Noé Gabriel Portes Gil Bermeo

Por muchos años, el ser humano ha tenido el sueño de poder salir del planeta Tierra y viajar por el cosmos, pero aún hoy en día resulta muy difícil poder viajar a Marte, el planeta predilecto para la colonización de la humanidad en el espacio. Aunque, ¿qué pasa con la Luna? No está muy lejos (a comparación del planeta rojo), y de hecho ya se tiene la tecnología. Recientes estimaciones de la NASA y del sector privado dicen que una Base Lunar se puede lograr con una inversión de $20 – $40 mil millones de dólares, a lo largo de toda una década. El precio es equiparable al que se usó con la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés de International Space Station), o con el superávit presupuestario de Alemania en 2017, lo cual no es una inversión tan grande, y los beneficios y ganancias serían descomunales, ya que la Luna es una fuente de ilimitados recursos para la humanidad, en la cual se puede desarrollar nuevas tecnologías, de las cuales nos apoyaríamos para beneficiarnos en la Tierra y comenzar nuestra expansión y colonización de nuevos planetas, no sólo en nuestro sistema solar, sino en toda la galaxia.

La razón por la cual aún no tenemos una Base Lunar es por la dificultad de lograr que los gobiernos muestren interés por inversiones a largo plazo para el futuro de la humanidad. 

A pesar de todos los beneficios que nos traería una Base Lunar, está el hecho de que la misma Luna no es un lugar para las cosas con vida. Un día en la Luna equivale a 29 días en la Tierra, hay diferencias de temperatura de unos 300° Celcius entre el lado oscuro de la Luna y el lado más luminoso, no hay una atmósfera que nos proteja de meteoritos grandes y pequeños ni de la radiación cósmica, aún peor, existe mucho polvo e irregularidades en su superficie. No será fácil colonizar la Luna, pero a la humanidad siempre le han gustado los retos.

Lo primero por hacer es la exploración, la cual se está haciendo desde hace 60 años con las misiones Apollo, y desde ahí, satélites como el American Lunar Reconnaissance Orbiter (Orbitador de Reconocimiento Lunar Americano), han mapeado la Luna, mientras que el rover (o astromóvil) chino “Yutu” ha estudiado la composición de la superficie lunar, buscando agua, hielo y metales. Básicamente esto ya está hecho, por lo que la implementación de una Base Lunar, y la colonización de la Luna, no está del todo lejos de ser realidad.

El siguiente paso es construir la Base Lunar, enviando astronautas para cimentarla. La Primera Base Lunar podría erigirse en una década, y la primera nación en hacer esto será la que ocupe el puesto más avanzado de la civilización humana. Los viajes a la Luna son muy costosos, pero hoy en día, gracias al visionario de Elon Musk, un viaje a la Luna podría convertirse en un turisteo.

El primer grupo de personas en ir a la Luna consistiría en astronautas e ingenieros, para estudiar la composición de la Luna, y experimentarían con los materiales recabados para explorar distintas formas de usarlos. Por ejemplo: purificando el hielo lunar y convirtiéndolo en agua para los humanos, y ya a estas alturas todos sabemos lo importante que es el agua para la vida, pues podría usarse para hacer crecer plantas que brinden alimento; pilas de combustible de hidrógeno restaurarían el poder durante la noche, extendiendo la estadía de los astronautas, y pueden ser disociadas en hidrógeno y oxígeno.

Tras recolectar agua de la Luna, y poniéndola en órbita, la Base Lunar podrá suplementar un depósito orbital, donde las diversas misiones a Marte o a las afueras del Sistema Solar podrán ser reabastecidas. Incluso se podría construir el primer elevador espacial en el Sistema Solar, con el que astronaves, astronautas y materia prima pueden ser llevados de arriba a abajo de la órbita lunar, sin necesidad de usar cohetes. A diferencia de la Tierra, en la Luna, es más fácil y barato poner cualquier cosa en órbita. La colonización en Marte tal vez comience desde un despegue desde la Luna.

Antes de poder dar el siguiente paso y comenzar a colonizar la Luna, primero se debe de volver auto-suficiente la Base Lunar, cooperando con exportaciones a la Tierra. Contratistas privados podrían hacerse más ricos con los recursos lunares y servicios de apoyo, incluso pueden extraer metales preciosos como el titanio, platino, oro y uranio.

Una posibilidad prometedora es la extracción del helio-3, un isótopo que algún día podría usarse en reactores de fusión nuclear, algo que el Programa de Exploración Lunar chino ya está haciendo. Los colonizadores del futuro tal vez puedan exportar helio-3 devuelta a la Tierra, proporcionándonos energía de fusión barata y limpia. Asteroides incluso pueden ser halados a la órbita de la Luna para extraerles sus materiales. Plataformas robóticas podrían tamizar el polvo lunar para las moléculas orgánicas, y ser usadas para construir estructuras más masivas que las traídas de la Tierra.

Así, con exportaciones comerciales a la Tierra, la colonización ya estaría casi hecha, auto-suficiente y económicamente productiva, pero es difícil predecir cuándo es que la colonización en la Luna tomará lugar y será auto-sustentable, ya que el crecimiento es gradual y muchas cosas podrían ocurrir. 

El perfecto proyecto para unir naciones, avanzar como sociedad, explorar otros mundos, cumplir nuestro sueño de viajar por el cosmos y tener un respaldo por si algo muy malo sucede en la Tierra. Así, ¿por qué no empezar ahora?


Fuentes de información:

https://www.liebertpub.com/toc/space/4/1

http://www.eluniversal.com.mx/destinos/japones-millonario-sera-el-primer-turista-espacial-en-viajar-la-luna 

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: