Jóvenes construyendo el futuro

Por Isaac Alonso Garduño Becerril

“Yo ya no me pertenezco, yo soy de ustedes, soy del pueblo de México… Primero muerto, que traicionarles, actuemos con optimismo y con alegría porque tenemos la dicha de vivir tiempos interesantes, estamos ante un momento estelar en la historia”.

Fragmento del discurso del actual Presidente Constitucional de los Estados Unidos de México, en el Zócalo de la Ciudad de México.

El pasado sábado 01 de diciembre de 2018, el mundo fue testigo del inicio de la tan mencionada cuarta transformación de México, desde temprano las televisoras, los medios de comunicación, las familias mexicanas, todos nos dimos cita para ver la transición democrática, el protocolo establecido de entrega de la banda presidencial del ahora ex Presidente Enrique Peña Nieto al actual Presidente Andrés Manuel López Obrador, todo sucedió en armonía y de acuerdo a lo establecido en la agenda.

Pienso que todos hemos escuchado el primer discurso del nuevo Presidente, que pronunció en el honorable congreso de la unión, sobre la cuarta transformación de la vida pública de México, comenzó su discurso político con un análisis certero de la situación política, económica y cultural en la que se encuentra el país, prometió acabar con la corrupción e impunidad.

Mientras tanto en twitter, facebook e instagram, distintas personalidades de la vida pública de México, adversarios y no adversarios enviaron mensajes de optimismo, felicitación, expresaron su deseo de que le vaya bien a México, y al nuevo Presidente Andrés Manuel López Obrador, se refrendó el compromiso de trabajar en conjunto por el bienestar del pueblo mexicano.

Después hubo una gran fiesta privada en palacio nacional, donde la diplomacia se hizo presente, hubo diálogo con distintos mandatarios, reyes y príncipes 

Para mí la parte más emotiva y simbólica del 01 de diciembre de 2018, un día histórico en México, fue cuando en la voz de los representantes de más de quince millones de personas indígenas que habitan en territorio nacional, hicieron entrega del bastón de mando, que representa una nueva forma de hacer política: mandar obedeciendo y escuchando al pueblo. Dato interesante es que esto sucedió por primera vez en la historia moderna del país.

En las calles la gente lloraba de emoción, celebraban con himnos y canciones, el #AMLOfest así bautizado en redes sociales, fue todo un éxito. El ambiente se envolvió con un sentimiento de victoria y triunfo, no hay duda de que la cuarta transformación comenzó oficialmente.

Sin embargo no todo es perfecto, los retos que enfrentamos en materia de seguridad, economía, política, educación, cultura realmente son mayores, por lo tanto se requiere de una sociedad civil bien organizada que se involucre mucho más en la toma de decisiones, se requiere más diálogo y debate público en el Poder Legislativo y Judicial, se necesita mayor libertad de prensa, y la responsabilidad que implica ejercer este derecho constitucional.

Ojalá que vengan desafíos de los cuales seamos capaces de enfrentar, deseo que podamos encontrar soluciones a cada problema, porque estoy convencido de la importancia de la generación millennial para el país. En los próximos años saldrán nuevos actores políticos, de quienes estaremos hablando en el futuro. 

La juventud mexicana deberá comprender que nosotros somos los principales herederos de esa transformación real y verdadera, que el Gobierno asumirá su rol pero nosotros también debemos de aportar con ideas innovadoras, con nuestro entusiasmo, con nuestra alegría, energía positiva y vitalidad que nos definen.

Los jóvenes quienes estamos construyendo el futuro, actualmente nos encontramos en las calles apoyando causas sociales justas, defendiendo nuestra libertad de expresión en las tribunas, estamos preparándonos en las aulas de clases, trabajando honradamente para generar un cambio positivo.

La juventud que da esperanza a la patria la podemos encontrar en las Organizaciones No Gubernamentales, emprendiendo, escribiendo, leyendo, estudiando, trabajando, leyendo, opinando, meditando, buscando su derecho a ser felices y a ser libres. 

Quiero recordar que la política es una rama de la moral que se ocupa del progreso de la actividad humana, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva, no hay tiempo que perder, vivimos momentos históricos.

Jóvenes ha llegado el momento de despertar nuestra conciencia histórica y dar esperanza a la patria, por tal motivo considero que es nuestra responsabilidad el fortalecer la participación política de la juventud, y al mismo tiempo seguir construyendo una cultura de paz, libertad e impulsar la construcción de una ciudadanía responsable para vivir en un México mejor.

Deseo que podamos despertarnos cada mañana con un sentimiento de victoria por vivir en una nación bendecida, un México libre en el que cada día estemos dispuestos a dar nuestro corazón, cabeza y manos, en la defensa de la vida, de la dignidad, la libertad y la justicia de cada persona habitante de esta tierra.

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: