La Cuarta Revolución Industrial ya está aquí, ¿por qué nadie la ve?

Por Noé Gabriel Portes Gil Bermeo

En esencia todos estamos conscientes, o al menos la gran mayoría de la población mundial, del gran cambio tecnológico que hoy en día se está llevando a un nivel acelerado. Se ven noticias por todos lados de “Un robot cirujano capaz de coser la piel de una uva”, “Se ha encontrado un cristal del tiempo”, “Estudiante logra crear un aparato que hace levitar objetos con ondas de sonido”, etc.

Tal vez las noticias tengan cierta verdad en ellas, pero a los medios les gusta “exagerar” sus títulos o portadas para así llamar la atención del público, cuando la realidad es otra.

Es cierto que hoy en día las tecnologías han tenido un avance considerablemente grande a comparación de un siglo atrás, lo que nadie ve (y lo que los empresarios no quieren reconocer) es que estas tecnologías no llevan la “rapidez” que algunos creen. No se niega que el avance es evidente, pero no es para que en el año 2020 las I.A. ocupen todos los puestos de trabajo y sean multidisciplinarias, tanto que no podamos distinguir a un humano de una máquina.

La ciencia y la tecnología no es tan simple como lo muestran, un ejemplo es el grafeno, un material que prometía mucho y que demasiados medios de comunicación vendían como un “mesías”. El grafeno sí puede ayudar en muchos ámbitos científicos, médicos y tecnológicos, puede incluso apresurar el desarrollo tecnológico en todos los campos, lo que no muchos dicen es que es muy difícil de conseguir, y que se gasta más reuniendo y produciendo dicho material que exportarlo. Y aún si se llegase a incrementar su proceso de recaudación, llevaría otro tiempo poder explotarlo a tal punto de que llegue a utilizarse como un recurso beneficioso a diversas áreas.

Una Cuarta Revolución Industrial conllevaría una “Revolución” pero la única que existe hasta ahora es la de la tecnología, y aún así se está tomando su tiempo. Muchos creen que esto es el futuro y que tal vez no agrade mucho la idea porque puede quitar muchos empleos, pero la realidad es distinta, no es el hecho de que quite empleos sino recursos naturales. Para poder elaborar las nuevas tecnologías se necesita de materia prima, recurso que nos da el planeta, pero ¿hasta cuándo? Hoy en día diversas empresas e instituciones están estudiando y cuidando el medio ambiente por lo mismo, porque en un futuro puede que todos esos recursos se agoten, incluso se investiga acerca de poder colonizar otros planetas, incluso la Luna, pero son proyectos que normalmente se dejan de lado por parte de los gobiernos. Si queremos una Cuarta Revolución Industrial nos costará caro, le costará caro a la humanidad.

Es muy fácil soñar, a veces los soñadores les encanta alardear de su facilidad para poder imaginar futuros increíbles, pero incluso los soñadores necesitan algo de realidad. Podemos soñar con viajar al Sol, pero la realidad es que no cualquiera sabe construir un cohete ni tiene los conocimientos ni el dinero o el equipo, si lo logra, ¿entonces qué? Ni a la mitad del camino al Sol la persona comenzará a hervir dentro de la nave y su traje hasta evaporarse, si lograse construir un material resistente a altas temperaturas, ¿por qué viajar al Sol? Sólo para estudiarlo, y de ahí poder sacar nuevas teorías, conceptos e ideas para construir nuevas tecnologías, pero ¿en cuánto tiempo se logrará construir el cohete que nos lleve al Sol?

La innovación no es algo que se dé de la noche a la mañana, se toma su tiempo, hay tropiezos y hay fallas, no todo saldrá como uno espera, el punto es ser constantes, y aún así puede que no se logre nada, y se tendrá que esperar a la siguiente generación para que termine el trabajo. 

Es maravilloso soñar con un futuro tecnológico, con carros voladores, robots inteligentes que hagan la mayoría de cosas por nosotros, con elevadores espaciales, viajes interestelares, computadoras más eficientes, mayor seguridad, etc., y la realidad de todo esto es que puede ser posible, pero tal vez sea un futuro que no nos toque vivir, sino a la generación de nuestros tátara-tátara nietos, o incluso aún más.

La Cuarta Revolución Industrial ya es una realidad, pero aún es un sueño en el que se está trabajando, y el cual se verá materializado dentro de unos años, tal vez 10 o 30, incluso 100, de eso nadie está seguro.


Imagen: https://destinonegocio.com/wp-content/uploads/2018/01/cuarta-revolucion-industrial-2.jpg

Los comentarios están cerrados.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: