¿Hacia dónde vamos?

Por José Alfonso Castillo Martínez 

Si alguna vez vieron la serie “Cosmos” de Carl Sagan, quizá recuerden el calendario cósmico, el cual es una escala en la que la edad del universo se “acomoda” a un calendario anual, en el que el Big Bang ocurre el 1 de enero y en la actualidad nos encontramos en el último momento del 31 de diciembre. Es de destacar que en esta escala toda la historia de la humanidad, se encuentra en el último segundo.

Esto me hace pensar en esa frase que se menciona mucho “la vida es muy corta”, y lo es en efecto si la comparamos con la edad del universo. En la escala mencionada anteriormente podría decirse que apenas estamos iniciando nuestra historia, quizá deberíamos pensar, qué tanto más tiempo en esta escala queremos ocupar, qué tanto queremos que sea relevante nuestra especie. Lo cual me lleva a la pregunta ¿Hacia dónde vamos? Considero que esta pregunta no solo debemos hacérnosla como especie, sino también como individuos, por lo que en este artículo trataré de ser muy breve con mi opinión en ambos caminos tanto de especie como de individuos.

Empezaré con ¿hacia dónde vamos como especie humana? En los últimos 100 años es el período en el que la humanidad ha logrado sus más significativos avances y de manera exponencial, posterior a la revolución industrial el desarrollo se han desarrollado una gran variedad de tecnologías que han llevado al progreso y estilo de vida que actualmente llevamos. Esto ha traído que la calidad de vida haya incrementado junto con la esperanza de vida, pero, ¿es eso hacia todos? Tristemente no, aún existe una gran brecha de desigualdad en la que a pesar de que muchos tienen otros no tienen nada, aún hay muchas personas en el mundo que no cuentan con los servicios básicos. 

No podemos poner en duda que la humanidad ha progresado, sin embargo, hay que poner en duda por qué está no ha sido global aún, no quiero decir que se quite a unos para darle a otros, sino buscar estrategias para que los que no tienen puedan auto gestionarse y conseguir una mejor calidad de vida. Entonces ¿hacia dónde podemos ir como especie si toda esta no tiene las mismas oportunidades de desarrollo?

Tengo la creencia que actualmente existen recursos necesarios para poder solucionar este tipo de problemas y hay proyectos para poder solucionarlos, hay que poder enfocarse en ponerlos en marcha con el seguimiento adecuado para que estos puedan tener éxito y no quedar en una propuesta o plan fallido más.

Junto a la brecha económica hay otros problemas mundiales que persisten, enfermedades transmisibles, desnutrición, conflictos políticos, crisis energética, el calentamiento global, entre otros, pese a esto, en los últimos años he notado que han resurgido sentimientos de xenofobia y un rechazo a la migración a lo largo del mundo, ¿qué tiene esto que ver? Si como países no se pueden poner de acuerdo para dar soluciones a problemas globales, estos puede que no sean resueltos en un período corto de tiempo. Creo que la cooperación internacional es de vital importancia para solucionar estos problemas que son una amenaza global y si los gobiernos no se ponen de acuerdo quizá sea que las organizaciones civiles puedan pasar a ser globales también para actuar por cuenta propia.

Ahora es donde entra la parte de ¿hacia dónde vamos como individuos? Sé que muchos somos conscientes de estos problemas globales que mencione, e incluso de más, como individuos, ¿estamos haciendo algo para contribuir a la solución? Se dice que cada quién puede aportar su granito de arena, o que cada quien aporta desde su trinchera.

Retomando un poco el tema de las tecnologías, contamos ahora con herramientas de comunicación muy efectivas, ante crisis han sido de gran utilidad para reaccionar y organizarse para poder enfrentar situaciones no previstas. Sin embargo, el mayor uso que le hemos dado es el ocio, el ocio de compartir muchas veces contenidos innecesarios, sí nos hacen reír, pero ¿qué más están aportando? No es una generalización, ya que al igual que hay gran cantidad de información sin relevancia o importancia existen también personas que se dedican a difundir ciencia, cultura, arte y que incluso comparten consejos o metodologías para poder, desde nuestros lugares, solucionar los problemas globales.

Quizá algunos digan “a mí que me afecta que en x lugar tengan tal problema”, probablemente no afecte ahora, pero las conexiones mundiales ahora son tantas que tarde o temprano puede tener una consecuencia directa o indirecta en nuestra forma de vida. Es por ello que no debemos ser indiferentes ante ellos, si queremos perdurar como individuos y como especie es pertinente que aportemos y dejemos algo hacia los demás y al planeta también.

Si como individuos nos podemos orientar a contribuir a la solución de un problema global, nos daremos cuenta que no estamos solos, hay muchos más que buscan también aportar y entre más sean mayor será el impacto. Mediante estos grupos y buscando espacios en dónde incidir podremos llevar a la humanidad en un camino en el que cada vez más puedan tener condiciones dignas de vida, así podremos trascender como sociedad y poder dar el siguiente gran paso del desarrollo de la humanidad.


Imagen: https://medium.com/@benbechar/the-social-media-epidemic-part-four-98ad9ee4bf80

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: