Ecologismo selectivo

Por Alejandro Rafael Lima

¿Nuestro ecologismo es selectivo? En otras palabras: ¿sólo somos ecologistas respecto a aquello que no afecta nuestra comodidad de vida? Mi respuesta: sí, definitivamente sí. Tener una vida ecológica va más allá de no tirar basura y/o separar residuos.  

¿Te consideras ecológico por usar un termo, por evitar el unicel, por tener una bolsa de mandado “ecológica”? Tener una vida ecológica es muy difícil, sino imposible. Pues cada acción humana tiene un impacto ambiental. Pero ésta se agrava por el sistema económico y de mercado en el que estamos inmersos. 

Veamos algunos casos que ejemplifican nuestra inconsistencia entre nuestra forma de vida y nuestra ideología del cuidado del planeta:

Celulares, computadoras y tabletas electrónicas. Se prevé que los centros de tecnologías de la información y comunicación sean de los más contaminantes dentro de 30 años (OCDE, 2001). Esto se debe a que la mayoría de los minerales usados en estos dispositivos conllevan un costoso proceso de extracción. Para hacer un celular se requieren muchos minerales, aleaciones y elementos químicos. Por ejemplo, para extraer 31.1034 gramos de oro (un centenario o 1.2 onzas troy) se extraen en promedio 150 toneladas de roca y se consumen de 100 mil a 150 mil litros de agua. Además de que para su separación se necesita de cianuro, arsénico y ácido sulfurado que resultan altamente contaminantes. 

¿Estás dispuesto a no cambiar regularmente de celular para tener una vida más ecológica?  O mejor aún: ¿estás dispuesto a no tener celular?

Otro caso de cómo nuestra forma de vida y la ideología del cuidado del medio ambiente están en tensión es lo que literalmente tenemos encima: la ropa. La industria de la moda tiene un gran impacto en el medio ambiente, pues requiere de un gran uso de agua (se necesitan aproximadamente 7000 litros de agua para producir unos jeans), tintes contaminantes, microfibras (que contaminan el agua y dañan la vida silvestre) y se produce  huella de carbono por su movilidad al mercado. Pero no sólo es el consumo voraz que hacemos al comprar ropa innecesaria, sino también su mantenimiento, pues la mayoría de los detergentes y suavizantes contienen elementos químicos contaminantes para la tierra y para el agua. 

¿Estás dispuesto a no comprar ropa a menos que sea necesaria?

Pero no sólo es lo que usamos para nuestra comodidad, sino también lo que literalmente nos mantiene vivos: la comida. Dado el número excesivo de población y la concentración en algunas ciudades, la producción de alimentos “en serie” resulta también altamente contaminante. Según un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero: un 18% más de CO2 que el sector del transporte. Particularmente la producción de carne para consumo humano representa un peligro para la biodiversidad de la Tierra. El ganado constituye un 20% del total de la biomasa animal terrestre, y la superficie que ocupa hoy en día, antes era hábitat de otras especies silvestres.

¿Estás dispuesto a reducir en la medida de lo posible tu consumo de carne para ayudar a conservar la biodiversidad y para no contribuir al daño de la capa de ozono?

Otro caso incómodo en nuestra era de Instagram:

¿Te gusta viajar? Si te gusta viajar y te considerar ecologista, pues evita viajar por avión y/o automóvil. Aunque no lo creas, un avión es capaz de contaminar bastante, tanto como la emisión de contaminantes desde automóviles. De hecho, las emisiones que son causadas por los aviones son aún más dañinas, debido a que además de dióxido de carbono incluyen óxido de nitrógeno, azufre y vapor de agua. A su vez, el óxido de nitrógeno forma ozono troposférico, que es especialmente perjudicial para el medio ambiente.

 ¿Estás dispuesto a no viajar por placer si no a menos que sea imperante?

Por último: ¿alguna vez has pensado que deberías dejar de beber cerveza de grandes industrias porque tienen un gran impacto ambiental? 

¿Ves cómo nuestro ecologismo sólo es hacia lo que no afecta nuestro placer y comodidad?

Postdata: la producción de este texto y su lectura por tu parte también tienen un impacto ambiental. 


Referencias:

OCDE, 2001. Impacts of Information and Communication Technologies on Environmental Sustainability: speculations and evidence.

 http://www.oecd.org/sti/inno/1897156.pdf 

FAO, 2006. La Sombra Alargada de la Ganadería: Aspectos Medioambientales y Alternativas

http://www.fao.org/3/a-a0701s.pdf


Imagen: https://pagina3.mx/2016/06/mineria-el-fondo-de-la-masacre-de-oaxaca/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: