Frenesí en la algarabía femenina (Parte I)

Por Noemy Gonzalez G

La historia de la humanidad es protagonizada por hombres y mujeres que trabajaron en búsqueda de un futuro mejor para las próximas generaciones. En cualquier parte del mundo las féminas han tomado un estarte diferenciador de sexo, para demostrar que sea cual sea la trinchera en la que se esté, se puede sobre salir inspirando al resto de la comunidad femenina. 

¿Qué sería de la química sin Marie Curie? ¿Quién hubiera dado otro paso cómo el de Rosa Parks en pro de la igualdad y visibilidad de la comunidad afroestadounidense? ¿Cuántas elecciones exclusivamente masculinas llevaría la historia británica sin Emmeline Pankhust? ¿Ya existirían los avances de programación que se tienen hasta la fecha sin Ada Lovelance? ¿Los conciertos de electrónica sonarían igual sin Lise Meitner? 

El cine es el medio masivo de ocio en las nuevas ciudades, con el paso del tiempo va perfeccionando, de simples proyecciones hasta 3D y realidad virtual, “cualquier tecnología específica suministra un esquema… se leen, como en un libro abierto, los temores, los deseos, los proyectos y la jerarquía de los objetivos” (Sfez, 1945, pág. 37) y no solo la tecnología, sino también los productos culturales. 

Hablar de cultura implica hablar de sí mismos, John B. Thompson la define como algo que “enfatiza tanto en el carácter simbólico, de los fenómenos culturales como el hecho de que tales fenómenos se inserten siempre en contextos sociales estructurados”(Thompson, 1993:203) es por esto que las películas, los libros y cualquier material se tiene que leer y entender en un contexto determinado. 

“Los increíbles 2” es la continuación de la historia de héroes y heroínas posterior a la ilegalidad y muestra la manera en que se juntan los roles profesionales con los deberes familiares. Bajo la dirección y escritura de Brad Bird mente maestra de otros títulos taquilleros de Pixar como “Ratatouille” este material logró en su primer fin de semana una cantidad de 180 millones de dólares en Estados Unidos y Canadá, cifra que respalda la aceptación y espera del material. 

Los increíbles son el reflejo viviente del siglo XXI, en el que no se necesitan hombres que rescaten damiselas de la torre más alta o un vivieron felices en torno al matrimonio y el amor. Es el reflejo del espacio público donde convergen y participan individuos influidos por las esferas cultural, política y económica.

Las mujeres son las protagonistas de la historia, entre héroes y villanos su figura empoderada destaca y dan la trama. Combina los sueños de aquellas mujeres que “soñaban con ser madres y amas de casa, ahora quieren ejercer una actividad profesional” (Lipovetsky, 1999, pág. 9) pero no deja ir los roles por completo. 

Elastigirl es el nombre de Súper para Helen Parr, es madre de Violeta, Dash y Jack-Jack; está casada con Mr. Increíble (Bob Parr) y en conjunto forman una familia nuclear de super héroes y heroínas, el mejor ejemplo de la perpetuación de estándares familiares sociales, porque desde la película no.1, se necesita el complemento y apoyo de la pareja y aunque las cosas vayan mal y existan mentiras dentro de la relación conyugal e incluso violencia la familia debe permanecer junta. 

Helen es la personificación de la tercera mujer, pero de manera constructiva transitando por los roles anteriores, se le ve “con la misma legitimidad que los hombres” (Lipovetsky, 1999, pág. 221) y aunque ella no tenga el papel central del gobierno o en el entorno social “Ha adquirido el poder de gobernarse a sí misma sin vía social prestablecida alguna” (Lipovetsky, 1999, pág. 219) 

Mas allá de romantizar o creer que con la tercera mujer hay una renovación total de la misma hay que poner en perspectiva que esto no equivale a “un estado de intercambiabilidad de sus roles y lugares” (Lipovetsky, 1999, pág. 220) Parr no sólo era heroína, también madre, esposa y amiga. Sus tareas se reflejan en las que desempeña el Sr. Parr, pero para ella no se eliminan ni suplantan por tener otros lugares sociales, al contrario, se le exige más, y tiene que aprender a conjugar sus objetivos personales y lo que la sociedad impone que debe hacer como madre, es decir, Bob va a la oficina, ella se queda en casa a atender a los niños, esta es la respuesta de porque a él le duele tanto que no sea el elegido. 

Por otra parte, se tienen de fondo prejuicios sociales, rasgos de micro violencia, la esposa de Frozono maneja al hombre, pero él la ve cómo un “Mal necesario” ella nunca sale en la toma solo esta encasillada “en las actividades sin brillo, ser inferior sistemáticamente desvalorizando o despreciado por los hombres” (Lipovetsky, 1999, pág. 2016) y aunque no es general, las respuestas de Lucius frente a sus comentarios personifican el desprecio. 

Del mismo modo comentarios como el de Dash entorno a la adolescencia de las mujeres “Será que esta adolescente” es la forma bonita de justificar y verbalizar cualquier expresión de inconformidad o enojo de las mujeres; con expresiones como esa o “estas en tus días” que por la naturaleza de la película sería más complicado mencionar, muestra esa diferencia entre hombres y mujeres, entre los enojos de Dash y los de Violeta, legitimando en los niños este discurso. 

La primera mujer se refleja en la diferenciación del trabajo “La división social de los roles atribuidos al hombre y a la mujer” (Lipovetsky, 1999, pág. 214), las mujeres secundarias desempeñaban papeles clichés o simples, por ejemplo, la maquillista durante el programa de televisión o Edna Moda como diseñadora, aunque existían otros como ejemplo de empoderamiento, estas necesitaban ser salvadas o Violeta buscaba al príncipe azul.

El ejemplo madre de la primera mujer es Evelin Wiston, ella es la causante de los males de la cinta y personifica la maldad fría y calculada porque “al hombre se le atribuyen valores positivos y a la mujer negativos…segundo sexo al mal y al desorden” (Lipovetsky, 1999, pág. 214) aunque el hermano pudo tener el rol de villano se le dejo a la mujer, reflejo de otro público que sigue viendo a las mujeres con esa lupa. 

Si bien con Elastigirl perpetua el rol femenino y la familia, con Evelyn se desprende en esta línea de los estándares establecidos, no es casada, no tiene hijos y es científica, crea y hace posible que la agencia de comunicación salga adelante después de la muerte de sus padres, esto rompe los estándares establecidos de los sujetos que deben ocupar los puestos trascendentales de la historia y le da in giro a la historia pasada en que los hombres eran los villanos y por lo tanto los que construían los objetos para hacer el mal. 


Fuentes: 

Lipovetsky, G. (1999). La tercera mujer. Barcelona: Anagrama.


Imagen:

Vogue. (3 de agosto de 2018). Vogue.es. Obtenido de Vogue: https://www.vogue.es/living/articulos/los-increibles-2-espana-pelicula-disney-pixar/36156

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: