Aprenderé a dormir sin ti

Por Guillermo Alvarado Tus besos, breves y consecutivos, impregnaban mi piel de tu colonia. Nuestra relación se podía comparar a la manera en como me besabas. Eras tierno, solícito y educado, cuando llegaban visitas o visitábamos a tu mamá, en privado eras mas cabrón de lo que demostrabas, pero lindo hasta cierto término. Cuando la... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web en WordPress.com
Empieza ahora